Martín Rodríguez Fiallega, montador de la serie ‘O sabor das margaridas’, coproducida por CTV: “En e

Con una larga lista de trabajos audiovisuales a sus espaldas, Martín Rodríguez Fiallega (Vigo, 1977) da lo mejor de sí para volcar su experiencia en cada uno de los proyectos en los que participa tras iniciarse en la profesión a principios del nuevo milenio. Ha dejado su huella en series tan populares de la televisión autonómica como “Mareas vivas”, “Terra de Miranda”, “Libro de familia”, “Pequeno hotel” o “Dalia, a modista” –estas últimas producciones de CTV–, y en diversos cortometrajes y videoclips.

Además de ser montador de ficción, Fiallega ha intervenido en programas de televisión como “Zapping comando” o realizando montajes de reportajes y piezas varias para los latenights “Land Rober Tunai Show”, “Bamboleo” o “Supermartes”. Pero su trayectoria no acaba ahí, y también ha hecho sus pinitos como ayudante de realización en diferentes programas y series de televisión. Ha estado nominado en las categorías de mejor montaje por “Terras de Miranda” y “Libro de familia” y en mejor cortometraje por “Toxic percebe” en los Premios Mestre Mateo. A continuación, nos explica su manera de entender los flujos de trabajo y las formas de montaje, inmerso en pleno proceso de postproducción de su última inmersión serial como montador del thriller policial coproducido por CTV “O sabor das margaridas”.

-De manera general, ¿en qué consiste el trabajo de un montador y qué elementos tienes en cuenta en la sala de montaje?

El trabajo de montador consiste en seleccionar y ordenar las imágenes previamente grabadas. Intentando seguir la idea del director o realizador, la labor del montador es dar ritmo a la historia, tratando de conseguir las emociones propias del género de la película.

-En un thriller como “O sabor das margaridas”, ¿qué papel juega el montaje?